Dents Daurades

Es una obra realizada en Uzbekistán y es el resultado de dicha estancia entre uzbecos (blanco y negro) y nosotros (color), unas costumbres ancestrales en convivencia con otras más contemporáneas. Los distintos retratos se recrean sobre una pared empapelada, como los interiores típicos de las casas uzbekas; así que a modo de foto-álbum pintado se distribuyen en la pared los distintos rostros que me encontré en mi viaje. Sumado a la peculiaridad de la dentadura dorada de los individuos representados en blanco y negro, que viene a ser el leitmotiv de la obra, personas que la poseen como algo estético característico de este país asiático.

Este trabajo fue subvencionado por dos entidades: el Instituto Ramon Llull y el Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya; y la estancia se realizo en los meses de agosto y septiembre del 2005.

 

Dents Daurades, 2005

Óleo sobre algodón

21 X 15 cm c/u.